Fuente: La Tercera

El gerente general explica que la ley que reforma la bolsa extiende el abanico de productos que pueden custodiar y transar.

La Bolsa de Productos estaba restringida, pero desde ahora tendrá un abanico extenso para poder crecer. Esa es la idea de Christopher Bosler, gerente general de la mencionada plaza bursátil, acerca de la nueva ley que reforma la Bolsa de Productos, que fue publicada el 24 de mayo pasado y que entrará en vigencia el 1 de agosto del próximo año. ‘Una de las principales implicancias es que flexibiliza el concepto de producto y lo amplía, pues hasta ahora estaba limitado a los productos agropecuarios y a los contratos de facturas’, explica Bosler.

El ejecutivo añade que esta reforma ‘permitirá el depósito y negociación de toda clase de bienes como contratos, licencias, concesiones, inmuebles, commodities y sus derivados, entre otros, excluyendo solamente a los valores’. Dentro de toda la gama de opciones que se les abre, en la Bolsa ya definieron cuáles serán las nuevas opciones que ofrecerán. ‘Vamos a seguir enfocados en proveer financiamiento. Vamos a consolidar el negocio de las facturas y abriremos el espectro, donde nos moveremos desde operaciones de corto plazo hasta las de mediano y largo plazo’, revela.

Y añade que ‘esto lo realizaremos a través de contratos de crédito, de leasing y mutuos hipotecarios endosables. Son contratos de crédito que creemos que pueden ser muy interesantes para darles un mercado secundario ágil y transparente a instrumentos que no tienen mucha liquidez’. En ese contexto, remarca que la custodia del contrato y su desmaterialización en un mercado secundario facilita la compra y venta con una adecuada formación de precios, lo cual puede ser muy atractivo para los inversionistas. Lo anterior, sobre todo porque hasta hoy no existe transparencia sobre los precios de ese tipo de instrumentos, pues se negocian en operaciones privadas entre cuatro paredes, resalta. Actualmente, las facturas rentan UF+3% anual, un contrato de leasing entre UF+8% y UF+11% al año y un mutuo hipotecario cerca de UF+5% anual.